Comunicaciones Via Satélite

viasat

El afán por ampliar las comunicaciones y abarcar todos los rincones de la tierra, ha conducido a los científicos a buscar medios cada vez más complejos para lograrlo.

Realmente la transmisión espacial fue concebida con más de diez años de anticipación al lanzamiento de los primeros satélites artificiales. En 1945 el científico inglés Arthur C. Clarke propuso el uso de un satélite terrestre para radiocomunicación entre varios puntos de la superficie terrestre. Clarke sugirió en una publicación el diseño de una nave espacial tripulada que podría lanzarse como un cohete. La nave se posicionaría a una altitud aproximada de 36,000 kilómetros, giraría junto con la tierra y habría receptores y equipo de transmisión terrestres que llevarían las señales a una determinada parte de la tierra. Este mecanismo es básicamente el mismo con el que funcionan los sistemas de satélites geosíncronos.

Entre la década de los 50 y 60, con el fin de abarcar la comunicación entre zonas, se utilizaron globos meteorológicos metalizados para establecer un sistema de comunicación a través del rebote de las señales que se producían en dichos globos, pero no se tuvieron los resultados esperados; las señales recibidas eran demasiado débiles para aprovechar un uso práctico. El avance en este campo de comunicaciones tuvo que esperar hasta el lanzamiento del primer satélite artificial.

El lanzamiento de los satélites artificiales inició el 4 de octubre de 1957, cuando la antigua Unión Soviética envió al espacio el Sputnik I, con el objeto de realizar experimentos. Se inició entonces una lucha por la conquista del espacio entre la antigua Unión Soviética y EEUU pues inmediatamente el Congreso Norteamericano aprobó la cesión de fondos para proyectos de desarrollo de satélites, y al año siguiente ese país lanzó el Explorer I.

La generación de satélites comerciales para comunicaciones empezó en 1965 con el lanzamiento del satélite Intelsat I, el cual podía manejar 250 llamadas telefónicas internacionales. Este sería el primero de una serie de doce propiedad de Intelsat.

Ahora las comunicaciones satelitales son muy habituales y se usan tanto para telefonía satelital como para Internet, televisión y data.